Visitas imprescindibles
de Fermoselle

Casa del Parque

Convento de San Francisco

La peculiaridad de ser un parque a caballo entre las provincias de Salamanca y Zamora, tiene su reflejo en que la Junta de Castilla y León lo concibió con dos casas del parque. Son dos lugares en los que se puede profundizar sobre la historia, la arquitectura, las tradiciones, el trabajo, los paisajes, la vegetación y las especies animales de estas tierras, pero en los que también se puede consultar sobre rutas, lugares turísticos, restaurantes, alojamiento o diversas actividades organizadas, así como pedir mapas, folletos informativos o calendarios con las fiestas y eventos de la zona.

Una de estas casas está situada en la zamorana localidad de Fermoselle y la otra en la población salmantina de Sobradillo. Surgen de la necesidad de aportar al visitante un visible punto de referencia con información especializada desde la que iniciar su visita y justifican su existencia en el desarrollo y coordinación de múltiples actividades de promoción e interpretación.

San Albín

Ermita de Nuestra Señora de la Merced

Se cree que la construcción data de fechas anteriores al siglo X y su nombre se debe a un moro converso martirizado.

El martes de Pascua se celebra una romería donde se meriendan productos típicos de la zona.

Castillo de Doña Urraca

El castillo de Fermoselle es una fortaleza situada en el municipio español de Fermoselle (Zamora, Castilla y León).
El castillo pudo ser en origen un asentamiento castreño. Varios han sido sus ilustres moradores, entre ellos doña Urraca que eligió esta fortaleza como lugar de retiro o el obispo Acuña en cuyo castillo se hizo fuerte al comienzo de la guerra de las Comunidades y en cuyas mazmorras tuvo preso al alcalde Ronquillo de Fermoselle.
Se encuentra situado en el casco histórico de Fermoselle. Fue construido sobre los imponentes farallones desde los que se facilitaba la defensa de esta localidad amurallada.

Existen indicios de que antes de su construcción, su solar estuvo ocupado por un asentamiento castreño. Según fuentes de comienzos del siglo XIII el castillo era propiedad de la diócesis de Zamora. Con anterioridad perteneció a doña Urraca, esposa del rey Fernando II de León. Más tarde, en el siglo XVI fue plaza fuerte en la guerra de las Comunidades y bastión frente a la vecina Portugal, llegando a ser tomado durante la guerra de Restauración portuguesa por las tropas portuguesas en 1654.
Parece ser que en el siglo XVIII es objeto de distintas reparaciones por el ingeniero Benigno Garrido Marcos, sin embargo, el proceso de ruina, por un lado, y las desafortunadas construcciones realizadas en su solar y entorno han provocado que los vestigios se limiten a pequeños lienzos de muralla en su lado meridional. Junto a ellos quedan restos de una puerta denominada «la del Villar» o «el Arco» por conservar de ella el arco apuntado.

Los exiguos restos del castillo tienen la protección específica con categoría de bien de interés cultural, conforme al Decreto 22 de abril de 1949 sobre Castillos Españoles (BOE de 5 de mayo).